El frío golpeó al banano peruano

La producción del banano orgánico en Piura enfrentó este año un clima adverso con temperaturas mínimas históricas que redujeron la productividad en los campos. Adicionalmente, se prevé una caída de precios, debido a la mayor competencia de países vecinos, como Ecuador y Colombia.

La crudeza de este invierno, no registrada en los últimos diez años, afectó directamente la producción del banano en la región de Piura. Mientras la temperatura normal desciende en otoño a 16oC para Sechura y 17oC para Piura, en esta temporada, la temperatura mínima estuvo por debajo de los 12oC. Esa baja impidió que se produjera con normalidad la translocación de nutrientes para el llenado del banano y, por ende, la productividad cayó en gran parte de las fincas.

Aunque no hay cifras oficiales, algunos campos registraron hasta un 40% menos de producción de fruta, lo que viene a sumarse a una campaña de bajos precios, debido a problemas de organización interna y a la creciente competencia de otros jugadores de la región.

La empresa Musterion Inca del Perú, que tiene más de 8 años enfocada en la producción y exportación de banano orgánico, fue una de las fincas afectadas. El gerente general de la compañía, Arturo Posas, señala que las bajas temperaturas hicieron que la planta se estresara mucho y no hiciera fotosíntesis. “Por más que le pongas fertilizantes en esa condición climática no lo va a asimilar”. De tal manera, que este evento climatológico limitó la producción, la traslocación de nutrientes para el llenado de la fruta, lo que propició una cosecha de fruta muy delgada. “Entonces, la consecuencia es que se va a tener menos cajas por hectárea al año”, dice.

La productividad cayó este año en un 40% para muchos fundos, comenta. Como empresa de tres fincas, que suman 230 ha, Posas revela que tenían una perspectiva de, más o menos, 500 mil cajas de exportaciones. “Era la brecha que teníamos, más de 500 mil cajas al año. Pero, creo que quizás alcanzaremos unas 450 mil cajas, estamos hablando de 50 mil cajas menos, en vista de las condiciones climáticas”.

Esto podría quedar graficado en las cifras de exportación totales a agosto de este año que sumaron apenas US$105 millones si se compara con similar periodo del 2018 en que se registraron US$166 millones. Igualmente, el Ministerio de Agricultura y Riego (Minagri) proyecta que las exportaciones al cierre del año alcanzarán los US$155 millones, es decir unos US$15 millones menos que el 2018.

Sobre los problemas con el clima, Oscar Raymundo, gerente de la Asociación de Pequeños Productores Orgánicos de Querecotillo (APOQ) detalló que ya el verano pasado fue, en paralelo, extremadamente caluroso y esto también generó estrés para el banano. Entonces, ahora se le suman temperaturas bajas nunca vistas, “que ha provocado este año que la productividad haya sido bastante baja”. Igualmente, Posas recuerda que el 2018 fue difícil para ellos, por el impacto del Fenómeno del Niño. “Todavía el 2019 nos ha pegado un poco”.

LOS PRECIOS CAEN POR FACTORES INTERNOS Y EXTERNOS
El negocio del banano orgánico en Perú, cuya producción se centra básicamente en el Valle del Chira, en la región Piura, tuvo su despegue hace más de una década con un crecimiento continuo tanto en precio, demanda y áreas de producción. Sin embargo, por factores internos y externos, ese contexto ha ido cambiando y uno de los problemas que enfrenta es la disminución del precio en el mercado internacional.

“Eso lo dicen las estadísticas, que el precio FOB va cayendo por caja, entre los años 2018 y 2019. Esto ha hecho que cambie un poco la configuración del negocio”, dice Raymundo. Aunque, resalta que es un negocio en el que aún se gana, pero no es la misma rentabilidad de hace un par de años. De acuerdo a Agrodata Perú, el 2016 el precio promedio fue de US/0.75/kg y ese indicador ha venido cayendo año a año hasta registrar US$0.69/kg en agosto del presente año.

El principal factor interno que repercutió en la disminución del precio, según Raymundo, es que los pequeños agricultores todavía no están muy afianzados en el tema orgánico, cien por ciento, tanto así que se han presentado casos en los se han detectado químicos en los envíos de banano. “Eso hace que se pierda la buena imagen del banano peruano”. Si bien son casos esporádicos, señala que el mercado castiga en precio y en pedido.

Otra razón de la caída del precio se debería a la mayor producción de banano, en especial, de orgánico, en países vecinos como Ecuador, Colombia y de Centroamérica. En especial, Ecuador creció mucho su oferta, además de tener una ventaja competitiva porque su logística naviera es más barata. “Entonces, para el importador le resulta más barato comprar de Ecuador que de Perú. Y ellos han crecido en superficie”. Raymundo explica que hace 4 años las fincas ecuatorianas tenían cerca de 4,000 ha de orgánico y ahora bordean las 20,000 ha, casi el doble del área cultivada por Perú que tiene 10,500 ha con fines de exportación.

A ello se suma que el año pasado la cadena minorista alemana Aldi decidió unilateralmente bajar 50 centavos el precio del banano por caja (de aproximadamente unos 18 a 19 kilos). “A pesar de que los diferentes gremios bananeros de Latinoamérica protestaron por la medida, la cadena mantuvo su decisión, lo que afectó a toda la cadena de suministro del banano”, menciona Raymundo.

Posas puntualiza que si bien Colombia, República Dominicana, Ecuador y México son los principales competidores en el mercado de banano orgánico, Perú tiene la ventaja de tener una fruta más exquisita debido a que crece en suelos con alto contenido de calcio. Además, resalta que la fruta tiene buena vida de poscosecha, con poca incidencia de rápida maduración. Y resalta que en la zona no hay presencia de la Sigatoka Negra, enfermedad que ataca al cultivo en Ecuador. “Es un factor fuerte que Perú puede aprovechar bien para apuntar a los mercados de Europa y de Asia”.

En cuanto al país de destino, la empresa Musterion Inca ha puesto énfasis en enviar producción al mercado asiático (Corea del Sur y Japón), por lo que han invertido en implementar un protocolo fitosanitario, en el que han mejorado los cuartos de evaluación donde aseguran que la fruta no vaya con insectos. “Nos aseguramos que no vaya el banano con cochinilla, escamas, pulgón, arañita o un polizonte dentro del contenedor”, dice Posas.

En los cuartos de evaluación de insectos revisan exhaustivamente las cajas de empaque con compresor de aire, lupas y otras herramientas para tratar de que esa fruta llegue sin ningún tipo de insectos, porque refiere que el cliente asiático no quiere insectos. “No quiere pero ni los de allá”, comenta.

Según Agrodata entre enero y agosto de este año los principales mercados de destino del banano orgánico peruano fueron Holanda (US$ 31.7 millones), EE UU (US$ 20.9 millones), Panamá (US$ 16.2 millones) y Bélgica (US$ 10.1 millones).

Fuente: RedAgrícola

Leave a Reply

Your email address will not be published.

English EN Portuguese PT Spanish ES