Los desafíos de las agroexportaciones peruanas

Durante los últimos diez años, las exportaciones agrícolas peruanas han tenido un crecimiento extraordinario de 188%, pasando de US$ 2,462 millones en el 2009 a US$ 7,112 millones en el 2019.

Gracias a ello, el sector agroexportador se convirtió en uno de los principales motores de la economía. Este año no fue diferente, a pesar del contexto de incertidumbre ocasionado por la pandemia, las agroexportaciones peruanas no dejaron de crecer y, según estimados de FreshFruit, el sector cerraría el año con un crecimiento de 2.4%.

Los resultados obtenidos fueron impulsados principalmente por el desarrollo de una nueva canasta agroexportadora liderada por las frutas. En el 2009, los principales productos peruanos exportados fueron el café y el espárrago, cuyos envíos apenas superaban los US$ 300 millones y representaban el 39% de participación en las exportaciones. En el 2019, los principales productos de la canasta agrícola fueron la uva, el arándano y la palta, con envíos que superaron los US$ 800 millones y con una participación de 34%. El cambio observado fue impulsado principalmente por tres factores: el incremento de la demanda, la buena acogida de los productos peruanos y la mayor oferta agrícola.

El Perú pasó de ser un proveedor en crecimiento, para convertirse en un referente de las agroexportaciones a nivel mundial. Actualmente, el país es líder en el mercado de arándanos, con 23% de participación, es el segundo proveedor más importante en el mercado de palta, con 12%, y es el cuarto proveedor más importante de uva, con 10% de participación, por mencionar a los tres productos líderes de la canasta. Además, durante los meses de campaña, la participación del Perú puede incrementarse por encima de 50%, dejando en evidencia la relevancia que tiene el país en las plazas internacionales cuando entra en acción. Esto ha ocasionado que se enfrente a nuevos desafíos, muy diferentes a los de hace una década, cuando el reto era incrementar campos para tener más volumen y ser atractivos a los compradores.

Seguir impulsando el sector es fundamental para desarrollar la economía peruana. De acuerdo con Alejandro Fuentes, presidente de AGAP, la relevancia del sector está en el impacto que tiene en el país. La actividad agrícola genera 4 millones de trabajos y significa el 57% de la actividad económica rural. Además, su desarrollo ha permitido reducir la pobreza del sector de 81.3% en el 2004 a 30.3% en el 2019, generando 881 mil empleos formales en los últimos quince años. Sin embargo, aún es un sector que falta ser formalizado, pues solo el 19.13% de él es formal, y esto se debe a que 99.4% de los actores que participan en la agricultura son familias o personas naturales.

Fuente: Freshfruit

Leave a Reply

Your email address will not be published.

English EN Portuguese PT Spanish ES