Perú: El reto de mejorar la productividad del banano

Los problemas de los pequeños productores de banano, grandes responsables del cultivo en nuestro país, han quedado al descubierto: baja productividad y altos costos de producción asociados, en buena parte, a un deficiente manejo del riego y a la antigüedad de los cultivos.

Para que el sector supere el actual estancamiento, y pueda competir de igual a igual con otros jugadores, el investigador del INIA, Juan Carlos Rojas, considera que es posible tomar algunas acciones que no resultan costosas, pero si requieren de constancia y compromiso.

Los pequeños productores de banano orgánico se están quedando relegados en temas de productividad, si se les compara con las fincas modernas instaladas en los últimos años, sobre todo en Piura. Mientras que los pequeños reportan en promedio 1,500 cajas/ha, en las fincas de mayor tamaño están por encima de las 2,500 cajas/ha. Pero también hay otras diferencias que preocupan: Los pequeños riegan por inundación, mientras que los grandes y medianos tienen sistemas de riego por microaspersión o aspersión; los primeros usan semillas de baja calidad, en cambio, los segundos usan material genético de laboratorio; los productores pequeños cargan los racimos del árbol a la zona de empaque, pero los grandes cuentan con sistemas de transporte y centros de empaque de calidad. Según los especialistas, son estas diferencias las que podrían seguir restando competitividad al sector en su conjunto.

La convivencia de estos dos sistemas podría continuar si no fuese porque los precios internacionales han caído y, todo indica, que seguirán cayendo debido a la presencia de más jugadores internacionales. Por ello, el investigador de la Estación Experimental Agraria El Chira (Piura), Juan Carlos Rojas, considera, en líneas generales, que los pequeños productores  no pueden quedarse estáticos y no elevar su productividad. La razón es simple: porque de ello dependerá su supervivencia. Con medidas que no implican inversiones similares a las destinadas en las fincas modernas, el especialista sostiene que se puede realizar una eficiente reingeniería del sistema productivo del sector bananero.

Renovación de plantaciones

La mayoría de productores, en especial del Valle de Chira, en Piura, tienen plantaciones de banano con una antigüedad mayor a los veinte años. En un inicio, este cultivo fue instalado con la finalidad de producir solo para el consumo interno, hasta que se descubrió que había un mercado internacional interesado en el banano orgánico, donde el 85% de la superficie certificada, corresponde a la variedad Cavendish, cultivar Valery. Esto debido a que es una variedad que se ha adaptado bien a la salinidad y manejo orgánico de los valles productores.

En el lado opuesto están las grandes fincas, que han basado su desarrollo en la variedad Williams, debido a que es lo que ofrecen los laboratorios que producen y venden en el país. A pesar de su pronta adaptación en la zona, Juan Carlos Rojas dice que requiere de ciertos manejos que solo las grandes fincas le pueden dar para que exprese su potencial productivo. Uno de ellos es el riego a altas frecuencias, que se logra con el sistema tecnificado de riego, sistemas que hoy no usan los pequeños productores. La diferencia entre un riego tecnificado y uno por inundación es trascendental en la productividad del banano.

Según Rojas, a través de un manejo adecuado, Valery puede tener la misma productividad que una Williams,  es decir que puede alcanzar las 3,000 cajas/ha, como se observa en la actualidad en algunos campos de pequeños productores. Comenta que como INIA han sembrado hace dos meses este cultivar bajo sistema de riego tecnificado y con un buen manejo de nutrición, para constatar su real potencial. El resultado lo tendrán en aproximadamente 6 meses.

Fuente: Redagrícola

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

English EN Portuguese PT Spanish ES